noviembre 05, 2011

Cuerpos Tristes Desparramados.

Estos cuerpos tristes y desparramados a orillas de este torrente de luz, tan delicados y absortos, van dando tumbos a través del olvido. Son como esquirlas de un tiempo violento en donde alguna vez se refugiaron esos sueños que sangraron profusamente. Cuerpos tristes que van dejando tras de sí un latido que no genera esperanzas, tan desparramados y abyectos; solo saben expulsar su bilis blanca en la noche abominable, en donde el tiempo va cercenando sus rostros, sus manos y esa tristeza indómita que oculta su significado, en los rincones más purpuras de lo vivido. Lloran porque saben que son cuerpos tristes, y deben lavar el fuego de sus heridas para hacer necesariamente de su melancolía, en el espacio huérfano, aquello que les impida desaparecer para siempre. Cuerpos tristes y desamparados de improviso, el hueco vacío de su naufragio, los ha hecho amar esa esencia que les arranca la vida a cada instante, y como en un espiral de reflejos desechados y a la contra de lo que los va determinando, crean esos surcos inocentemente en el sitio de su abandono, para justificar su cosmogonía agobiante, transparente, pero al final amada.
A contra luz, en lo no dual, en lo terco, lo inverosímil, lo atravesado, lo no casto, lo impredecible y en ese breve espacio que se genera entre el silencio y aquello que se dijo, asumen la soledad que chorrean por sus vértices agotados y crean un circulo temeroso que jamás llegara a cerrarse, porque si lo hiciera, sería como una puerta voraz que luego de arremeter, clausuraría esos entornos aun favorables, y aquel trémulo reflejo de ese perdón que aun expele de sus cuerpos blancos, se hará palomas atravesando sus ojos muertos al momento de recordar.
Oh, cuerpos tristes y desparramados, a orillas de este torrente de luz y en ese paisaje de espejos extraños, aferrados al silencio tiernamente, solo lloran despacio y esperan en su lecho de tristeza, a que esa luz los sumerja en otro infinito para siempre.


Vicente Arouet S.

1 comentario:

  1. bueno dn vicente, que decir too much for me. no le entiendo. no logro decifrarlo, me superó. estas en otra esfera. a ver si mas tarde paso y te leo de nuevo. por ahora feliz que tus palabras hayan crecido.

    ResponderEliminar