mayo 13, 2013

Ahora que te has marchado.

Ahora que te has marchado, Audrey
Ahora que te has perdido en esta noche
Que revienta más allá de mi ventana
Y bajo la lluvia
Ya no te logro imaginar.
Es el vacío y el hueco en mi vocabulario
Es este amor profano a las fotografías azules
Lo que ahora me evoca tu nombre Audrey
Porque cuando acerco mi rostro al cristal
Buscando encontrar tu imagen a contra luz
Soy yo el que me veo reflejado al fondo de la noche
Llorando y agazapado.
Como un eterno niño que lucha contra el tiempo
Acunando la muerte centímetros más abajo del corazón
Porque entiende que la muerte siempre fue lo nuestro.
Pero esa muerte de la que te hablo Audrey
Esa muerte encadenada a un pájaro triste
Esa muerte no descansa jamás,
Porque su voz es como un eco infinito que alberga un nombre
Y retumba en los oídos de quienes nos aferramos a la luz.

Ahora que te has marchado Audrey
Ahora que te has perdido en esta noche
La poesía me recuerda esta deuda pendiente
Y el poema se vuelve fuego enamorado
Lágrima en el polvo que cubrió tu nombre
Un tatuaje como mancha triste
O leche materna avinagrada.
Porque solo el poema Audrey logra exorcizar al recuerdo
Y el recuerdo será siempre para nosotros
Otra manifestación de la muerte
O simplemente de aquellos versos que no llegamos a escribir.

La noche vive afuera de mi ventana ya,
Y tú no estás ahí Audrey
Solo la lluvia, la lluvia, la lluvia
Cayendo
Y la noche estrellándose contra estos cristales violentos
Que solo logran arrancarme la mirada
Cuando te busco en ella y no te encuentro.

Vicente Arouet S.

No hay comentarios:

Publicar un comentario