junio 14, 2013

Poema Nanao Sakaki







 En un circulo de un metro de ancho
 Te sientas, y oras, y cantas.
 En un refugio de diez metros de ancho
 Duermes bien, y la lluvia te arrulla una canción de cuna.
 En un terreno de cien metros de ancho
 Siembras arroz y crías cabras.




En un valle de mil metros de ancho
 Recoges leña, agua, y granos silvestres.
 En un bosque de diez kilómetros de ancho
 Juegas entre zorros, halcones, víboras y mariposas.
 En un país montañoso
 De cien kilómetros de ancho
 Se cuenta que alguien vive con serenidad.
 En un círculo de mil kilómetros
 Visitas arrecifes de coral en verano
 O hielos que flotan en los mares invernales.
 En un círculo de diez mil kilómetros
 Deambulas por cualquier rincón de la Tierra.
 En un círculo de cien mil kilómetros
 Nadas en un mar de estrellas fugaces.
 En un círculo de un millón de kilómetros
 Entre flores esparcidas de mostaza amarilla
 Ves la Luna al oriente y el Sol al poniente.
 En un círculo de diez mil millones de kilómetros
 Saltas fuera del mándala del sistema solar.
 En un círculo de diez mil años luz
 La galaxia florece resplandeciente en primavera.
 En un círculo de mil millones de años luz
 Andrómeda se disuelve, pequeña flor de guinda que pierde sus pétalos.
 Y ahora, dentro de un círculo de diez mil millones de años luz,
 Se desmorona toda noción de tiempo y espacio
 Y de nuevo te sientas, y oras, y cantaste
 Te sientas, y oras, y cantas.
 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario