mayo 31, 2013

V/H/S Las Crónicas del Miedo.

 
 
 
Cinco razones por lo cual no verla en el cine:
 
Primera razón: el género found foontag es el fundamento visual de esta cinta pero lamentablemente es un estilo de cine que nació en gloria y majestad con El Proyecto de la Brujas de Blair y murió el día que estrenaron la segunda parte de Actividad Paranormal, de ahí en más, todo se volvió una réplica de ideas burdas que no escapan de la monotonía y el tedio, que perdieron toda credibilidad, magia y sensación terrorífica; esto es lo que le sucede a esta cinta.
Segunda razón: poner en exhibición un colash con historias de terror y unificarlos mediante un hilo conductor tan malo como el que tiene esta peli es algo que no se perdona fácilmente, ya que si bien algunos cortos funcionan a ratos (me quedo con el del súcubo y el del tráfico de órganos) estos no son fundamento suficiente para poder sobrellevar las casi dos horas de duración que tiene esta cinta.
Tercera razón: la falta de un guión sólido que le entregue profundidad es algo que se transforma en un pecado capital. Todo se vuelve una cursilería plagada de frases típicamente adolecentes y predecibles.
Cuarta razón: el soft-gore es un elemento que a mí me resulta políticamente incorrecto en cintas de este tipo. Uno es o no es, lo hace o no lo hace, pero no te quedas a medias, y acá, cuando te encuentras con una cinta que presenta cinco historias diferente y todas aplican efectos similares, comienzas a dudar sobre la real intención que hay tras la puesta en escena de una película tipo bajo presupuesto que intenta liberarse de los esquemas tradicionales por su sola puesta en escena, pero que a todas luces, tiene un trasfondo comercial (para evitar posibles censuras, no me cabe otra explicación al respecto).
Quinta razón: el resultado final es desastroso, confuso y decepcionante pues la cinta no cumple con su cometido ya que no genera las sensaciones de miedo o terror que se esperan, sino más bien agotamiento y vértigo, debido a la velocidad con que se proyectan las imágenes.
 
 
 

 


mayo 29, 2013

Mouth to Mouth

 


A mediados del 2004 la debutante en largometrajes, Alison Murray tomó, a la en ese entonces pequeña, Ellen Page, y la instaló frente a la cámara para que haciendo gala de toda su capacidad protagonizara esta cinta con la intención de mostrar una historia que abordara la marginalidad y la radicalización de grupos sociales conformados por gente excluida (jóvenes) .
Mouth to Mouth es una película visceral y valiente que fue estrenada a fines del 2005 con una clara propuesta de cine independiente en donde, sin pretensiones excesivas, se relata la historia de una joven rebelde llamada Sherry que a falta de aceptación y entendimiento de sus pares, se integra en una comunidad de jóvenes llamada SPARK, la cual, recluta a chicos marginados socialmente de diversos países de Europa para integrarlos y entregarles las herramientas necesarias para que puedan sobrevivir solos en el mundo.
La historia en si resulta bastante atrayente y lucrativa para poner en claro las ideas de fondo que se asocian directamente con la realidad que viven estos grupos. Acá Murray aborda de una manera inteligente temáticas como son: las disyuntivas parentales, las debilidades y necesidades emocionales, la idealización de falsos lideres, la sumisión y represión, la difusionalidad de los grupos sociales y la idea del concepto de libertad como última definición.   
La estética punk de la cinta resulta acorde a la visión que la directora quiere entregar. Para ello, se vale de una cámara que genera imágenes carentes de luminosidad y brillo las que son proyectadas en escenarios tenues que complementan perfectamente los hechos que viven los protagonistas.
La banda sonora está compuesta por melodías de rock alternativo que están aplicadas de forma coherente con el acontecer de los protagonistas. De ellas la directora se vale permanentemente para aplicar coreografías moderas que pretenden manifiestan la idea de que en la danza se encuentra un elemento capaz de expresar estados de ánimo y así también justificarlos. El problema de esto radica en que la idea no logra cumplir su objetivo pues termina percibiéndose como algo forzado y poco creíble que no calza con la historia, ni con la caracterización de los personajes.
Finalmente resulta inevitable mencionar la actuación de Ellen Page quien en esta cinta obtuvo los méritos suficientes para ser elegida como la protagonista de Hard Candy (cinta que luego le abrió las puertas de Hollywood). Page con 16 años encarna el papel de una joven rebelde y disfuncional la cual, mas allá de terminar rapándose al cero su cabellera por exigencias del guion, entrega una actuación solida y convincente que no da lugar a especulación ni a ripios en su interpretación.
Mouth to Mouth es una cinta que bien vale la pena ver para quien gusta de los proyectos de cine alternativo e independiente y pese a presentar algunas deficiencias en su puesta en escena a la hora del balance final resulta un producto bastante favorable.