julio 06, 2013

The Devil Rock.

 


Siendo sinceros, ya hace bastante tiempo que había dejado de ver cintas de terror. Tengo mis serias aprensiones referente al género y sus historias. Y es que desde un tiempo a esta parte, el terror como concepto cinematográfico se ha desgastado considerablemente (puede reemplazar la palabra desgastado por manoseado si quiere). Hubo un punto en que todo se concentró en hacer copias de un terror que se aleja de su esencia misma (llámense demonios o monstruos bien personificado, posesiones creíbles en una historia decente, payasos satánicos (ja!), algún personaje del tipo asesino esquizofrénico psicológicamente bien constituido y que no solo mata jovencitos lindos, etc.) y cayó en un estereotipo de terror al más puro y básico estilo del corre que te pillo y si te pillo te mato y mientras mas extravagante es la muerte, tanto mejor. Excepciones a esto?, claro, evidentemente que uno las encuentra por ahí, (aunque las deba buscar con pinzas y lupas) pero a mí, en lo personal, ese tipo de terror no me representa ni me satisface para nada (salvo excepciones, como dije antes).
Dudo mucho que The Devil Rock llegue a los cines. Se que fue estrenada en Cannes y que tuvo tibias crítica por parte de los espectadores; pero yo en lo personal, la recomiendo sin dudar ya que es una cinta inteligente que utiliza varios recursos positivos para constituirse y sorprender al espectador.
La historia es más o menos así: Dos soldados comando de las fuerzas aliadas son enviados a una misión secreta un día antes del desembarco a Normandía. Ahí penetran en un bunker nazi y se encuentran con un grupo de soldados alemanes que han traído a un demonio a la tierra con el objetivo de transformarlo en arma contra sus enemigos. 
Si bien la relación entre nazis y el diablo (o demonios en este caso) no es algo nuevo en el cine, como idea siempre resulta un elemento bastante atrayente a considerar. Ahora bien, todo depende del tratamiento que el director le de al tema y en este caso, esta idea, complementada con todos los otros elementos que le dan sustento a la cinta, hacen que el resultado final sea un trabajo bastante creíble y que claramente logra establecer diferencias con otros que utilizaron este argumento.
El primer elemento constitutivo y de acierto en  la puesta en escena de esta cinta son las locaciones elegidas para montar este trabajo. Pasillos pequeños iluminados a medias y habitaciones reducidas con paredes manchadas de sangre entregan una imagen asfixiante, tenebrosa y de rechazo. Esta idea se complementa además con elementos de satanismo y brujería que me mezclan con otros del cine gore. Esta idea termina por generar una sensación de incomodidad en el espectador (la banda sonora además confabula a la perfección con esto) mas aun tomando en consideración que la cinta no aplica flashback que explique el porque de lo acontecido.
Otro elemento interesante a rescatar es el juego de convivencia que se establece entre los dos antagonistas de la historia y como se juega a la perfección con ello generando un ambiente de tensión que envuelve al espectador El director establece una tensa relación de confianza forzada entre los personajes y esta situación siempre genera una incertidumbre marcada por el devenir de los protagonistas y la consumación final de los hechos (es imposible no recordar la siempre bien ponderada Enemigo Mío de Wolfgang Petersen). En The Devil Rock la duda e incertidumbre en la relación establecida entre los personajes principales se mantiene hasta el mismo final. 
Finalmente, y lo más rescatable de esta cinta ( a mi parecer), es que The Devil Rock logra engañar al espectador al finalizar. Los hechos concluyen no de una manera políticamente correcta. Hay una vuelta de turca y esto, a fin de cuentas, es un gran punto a su favor. pues termina por desmitificar la concepción de los hechos bajo la idea de que no todo debe concluir bien ( o como debería ser).
The Devil Rock es una cinta de corte independiente elaborada con un bajo presupuesto pues las locaciones no pasan a ser más allá de cuatro o cinco en toda la historia y los efectos especiales son bastante precarios aunque no por ello menos efectivos.
Su director Paul Campion realiza un trabajo "valiente" pues logra crear y transmitir (a momentos) sensaciones de terror intenso en el espectador. Además de lo antes mencionado, saca provecho al máximo de sus personajes y sus buenas interpretaciones y lo complementa con los demás recursos antes mencionados lo cual hace de este trabajo una cinta muy bien ensamblada que resulta muy creíble dentro de lo debido.
 

Oración por Sasha.

 


Tú transitas por un lugar en donde los ojos se pierden
Llevas siempre en tú cuerpo tatuado un pájaro de fuego negro
Que picotea las cicatrices de tú pequeña hermosura
la vuelve estrellas que coronan tú frente de virgen ultrajada.



Oh Sasha(¡!)...entierra tu belleza en el deseo de los animales moribundos
Y así yo y muchos más rezaremos por ti y por los que te golpean dulcemente
Con su falo de orgullo perpetuo que brilla en las cúspides marchitas.
Tú presencia esta más allá de un espejo siniestro.
Tú imagen es ese paraíso invertido y ortodoxo
En donde los pájaros se asemejan a un clítoris que agoniza;
Ese sitio cercano a tu sonrisa y paralelo a un amor imposible

Oh Sasha(¡!)...purifica al deseo con ese sagrado semen que ahoga tú boca muerta Y si sientes miedo alguna vez: no olvides que eres una niña de piedra
Que juega en el hocico de los lobos hambrientos y enfermos
Te he visto transitar una y otra vez por los recovecos del placer inmundo
Y no hay, ni existirá sacrificio sadomasoquista que manche tú nombre inmaculado
Porque tú imagen trasciende a lo que se asemeja una mujer
Y destruye las flechas de fuego incandescente que te apuntan y que tanto te divierten.

Oh Sasha(¡!)...por favor no mueras Y si mueres hazlo solo en una dulce paz imperfecta 
Y espera a que esos ángeles de alas muertas que tanto te aman en silencio
Construyan un templo inmoral, inspirado en el deseo y de geometrías imperfectas
Y que vivas santificada en el por siempre
A la diestra de quien sienta el deseo todo poderoso en su mente.

Amén.

julio 04, 2013

Tres poemas de Andrés Sabella.



I. Infraestructura.

Muchos hombres se preguntan como es la revolución
buscándola en los dones del aire, en las ceremonias del mar
y no saben que ella está a su lado
en los muelles cerca de las frutas extrañas y las barras de cobre,
en la dulzura de las espigas que levantan el día
en las blasfemias de humo que claman las chimeneas
en el fuego clandestino de las imprentas ilegales
en la mueca de las minas
en la agresividad de las ramas ocultas
en las calderas de los barcos, con una gota de océano en los ojos
en los arrabales donde las estrellas dejan caer su polen fascinante
en las calicheras repletas de soles desmedidos y muertes silenciosas
bajo las palmeras y en el caucho, entre el petróleo y la res,
en la heroicidad de las madres que paren en las calles
en los niños vestidos de frio
en esos mendrugos de pan duro desdeñados hasta por las noches
¡Oh revolución, compañera esplendida, madre del sol,
hembra magistral, de caderas capaces de aguantar el embarazo del mundo
de senos maternales y llenos de un fulgor de maravilla
tiene los ojos negros, de hierro joven
laca blanca y rosa, del rosa de la huelgas
y en tu boca se confunden los rayos de todas la proclamas!
los burgueses dicen de ti, ¡Gran perra!
porque vives en medio de los hombres
porque vas con ellos al mitin, al campo a la usina
porque visitas sus habitaciones desoladas y eres desenvuelta como el fuego
porque mantienes en sus sonrisas un trafico de estrellas
y tu amistad es el domingo de su pureza
los burgueses te llaman ¡vagabunda!
pues tu sombra cubre el rumor de los mares
y vuelas, infatigablemente, a través de los continentes
madurando a los seres.

Desde que partiste segura de la frente de Lenin
el hombre comenzó a darse la mano con el hombre.

II. Otoño

¡Si yo pudiera hacer
con este cielo blanco
camisas para los niños pobres!

III. Habla Abilio Rojas, antiguo pampino.

En esta pampa, fatigué las manos
me tutearon el combo y la barreta
era mía la boca de la grieta
mío el viento de labios casi humanos

En los montes reconocía hermanos
nitrato y sol cargaba mi carreta
¡hasta la sed oscura fue una veta!
Mi sudor quemó el vientre de los llanos

Sobre las huellas machaqué el fracaso
de la robusta haz hice cuchilla
para vaciar los tuétanos del día

Caballero de nada y cielo raso
mi corazón fue perro de cuadrilla
¡un corazón que muerde todavía!