agosto 24, 2014

Tres poemas de Alison Ramos.




Mi corazón tiene un panal.

Tus plumas hacen surcos en mi espalda, y mi vientre es un trigal para tu boca segadora. La tarde te ha dorado el gesto y con un beso siembras abejas que en mi corazón serán el zumbido.
Ausente de dudas te abrazas a esta colmena que se sabe deforme, que se piensa oscura. Cúmulo de insectos suicidas que quieren colgar de tus brazos cubiertos de esperanzas.
No prometo nada que no puedan cargar estas alas, pero te endulzaré la memoria y cubriré de miel tus heridas. Verás en mis ojos primaveras atemporales de un paraíso al que perteneces donde no preciso ser hermosa para ser tu milagro y cubrirte de lealtades y amores que te adeudan.


Equidistante poeta, pintor y apóstol.

Me gusta ser oído
Para tu voz en mi espina
Sentirte inesperado e inconstante
Saberte lacerante en los ojos en desesperanzas azules.

Me gusta tu nombre en mi boca
Porque mi garganta se llena de pájaros
Y puedo hablar con el viento
Que me responde en secuencias de infinito;
Equidistante tu soledad de la mía
Unidos por códigos indescifrables
A dolores tan amados como perdidos
De vidas completamente imperfectas
Sin finales felices
Que giren de brazos abierto
En medio de la noche
Ante tres mil trescientas estrellas
Con la esperanza de danzar ante un ojo divino
Que justifique o redima la desgracia.



Entre tu alma y la mía.
 
Se trata de esperar
que te aburras de jugar con mi cabeza
para dejarla caer escaleras abajo
regresando a mi cuerpo
como ofrenda despreciada
por el rey de los acertijos.
Vamos a creer
que existe un puente


entre tu alma y la mía

de esperanzas que no tienes
y de verdades que no dices;
que pretende cruzar nuestros abismos
trayendo tu paz romana


a mis manos temblorosas;

Leteo

Para quienes que sintieron sus cabezas
rodar escaleras abajo;
que te amaron como no lo mereces,
que pusieron tu nombre
en el acento de su cuerpo vacío;
las mismas que aprendieron
a encontrarte de noche
y  al descubrirse solas,
corrieron tras sus almas
enganchadas a tu costilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario