diciembre 16, 2014

Tres poemas de Jonathan Ramos





Yo

Yo vine a este mundo de convicto,
cesárea y conflicto al despertar,
crecí unigénito y malcriado
deje de lado la mediocridad,
navegue en mi mundo de acuarelas,
no buscaba escuelas para caminar,
Llego tarde al punto de partida,
y en la ida tardo un poco más,
aprendí a convivir conmigo mismo
y hay un abismo con mi integridad,
autenticidad desde pequeño
y en mi sueños originalidad,
música, filosofía y poemas
y un teorema por descabezar,
la idea del viejo sistema
de buscar en otros la felicidad.....
El fabricante no me hizo de mitad
y es verdad que no se como encajar,
a mujeres siempre tan normales
y mis modales de sinceridad......
El menú no propone dietas nuevas
solo pruebas con dificultad,
el porvenir sonríe con muecas macabras
y con amenazas esta soledad.

Un pequeño diablo me entretiene
y me tiene de soldado universal
a conversar con mi "si mismo"
donde él mismo sabe dominar,
tomo decisiones de sorpresa
y mi cabeza no entiende la señal
mi voluntad tiene vida propia
y se copia de la tempestad.

cuatro y ocho versos
y este cuento no tiene final
sólo una herida moribunda
que fecunda mi caducidad.
 


Tu cuerpo mi país

Caminando por tus faldas,
llego siempre al sur de Italia
gritando con tu garganta
de viaje por Nueva España,
Subiendo tus cordilleras,
recorro el mundo entero,
saltando por tus veredas,
naufrago porque te quiero,

No hay lugar que no conozca
al introducirme en tu hermosura,
Ni Armenia Ni Verona,
están ausentes de tu figura....

Buceando por tus ojitos
descubro los Himalayas,
detrás de tu bretel,
hasta el Tíbet se desmaya,
No hay cueva ni cantero
que en ti no pueda encontrar
ni Ushuaia ni Varadero
de ti se van a ocultar.

No hay norte en mi país
mi cielo es tu tanga roja
mi sede esta en Paris
mi pueblo el sur de Baroja,
no tengo d.n.i.
me inscribo en tu cintura
para poder vivir
contigo hasta en la luna.

 

Sin titulo.


Yo no soy ese animal que se desparpaja por lo absurdo
no soy el que ruega por amor en el sendero de lo burdo
manifiesto intenciones aunque nunca este despierto
cuestiono mis iniciativas en el terreno de lo incierto...
Tengo reproches con mi orgullo y mi falta de sinceridad...
soy culpable del fracaso de mi propia ingenuidad.

Nunca he dicho que superaría mis expectativas
caigo hondo en las nebladas desde un túnel sin salida...
Odio los paredones que mi carácter crea en lo oscuro
salgo a flote por las noches no puedo aunque lo juro...
Me mantiene viva la esperanza de seguir,
aunque si sigo este


sendero no hay ni esperanza de vivir..

Ya no se cómo vivir,
aunque no viva sin saber...
cargo con mi cuerpo
sin saber muy bien porqué.


No hay comentarios:

Publicar un comentario