abril 14, 2015

Selección de poemas de Damaris Calderón (del libro Las pulsaciones de la derrota).




I. Girasol

Una mujer doblada
pidiendo
luz.
No es mi madre
pero podría
serlo.



II. La palabra pan no calma mi hambre
La palabra sol no calienta mis huesos
(Recado).


Leía un poema
de Williamn Carlos William
a las campanas
católicas
y las campanas
católicas
de Santiago
de Chile
se pusieron
a sonar
movidas
ellas también
quien sabe
por qué desidia
inercia
fe
programación local
(no hay campanero)
murio el oficio
murio el hombre
que subía a tirar de la cuerda
suenan
mecánicamente
solas.
Madre
pedí por ti
un año menos asesino.
Un año menos asesino
una vida menos asesina
minutos segundos sicarios
El tiempo se mide en pájaros muertos
en hojas caídas
He visto secarse y florecer los ciruelos
He visto en mis ojos el tiempo matarife.

La vida es carnicera.
Te destaza como a una res
y eso entra dentro del orden natural de las cosas.
Comes y eres comido.
El homo ludens manducato.

El cirujano habla con el delantal manchado con sangre:
"la condición del corazón humano es la compasión".
Despues va y unde el bisturí en el corazón, ese órgano.



II. Mi madre me ajusta el cuello del abrigo,
no porque empieza a nevar, sino para que empieze a nevar.

Cetrería vencejo
Lengua abolladura
mirlo cuervo cantor guacamayo
en un país exótico
una flora exótica
nombrando palabras como lianas
palabras-lianas
fricativas
enredaderas
palabras-túmulo
en la boca del muerto
antes llanura pampa pámpano
ahora una explanada
un desierto
ahora sí.

Ahora sí que te jodimos,
cuervo cantor, pájaro del diablo.

Puedo cruzar una frontera
pero
no puedo salir de mí.

Y la primera frontera
era un país de agua.
Y la segunda frontera
un país de aire.
Y la tercera, una tierra de fuego
Y la cuarta, una cordillera
cerrada como un mar
Y la última frontera
era una tienda de lona una piel
unos huesos
donde no se ve el sol.

Donde no se ve el sol
la madre occipital chirría
/dice:
Esternón carne de mí.
La madre
un planeta lejano en su rotación
(no se escucha).

Los cuervos aumentan dicibeles
para hacerse oír.

En la noche el alcohol
trae los tigres de pueblo
los tigres de mi respiración
las visiones blake
el magle el miedo
los pantanos la ciénaga
la hoja de uva caleta
y el miedo otra vez
para atizar el infierno.
El que va a morir ve pasar todos los pájaros
aves de rapiña
el que va a morir ve pasar aves
el que va a morir ve halcones
cuervos auras tiñosas
gavilanes
cernícalos
un autoretrato alado
el retrato de familia.